La ruta de Napoleón

La ruta de Napoleón

Pulsen el mapa para ampliar la imagen


El 19 de marzo de 1799, Napoleón – junto con aproximadamente13,000 tropas– comenzó el sitio de Acre, la antigua capital de la Tierra de Israel.
En realidad, su objetivo era completar la conquista de la Tierra de Israel, anexarla a la colonia francesa establecida en Egipto y debilitar a las fuerzas terrestres del ejército turco que fueron enviadas para expulsarlo. Contaba con dos meses para lograrlo ya que luego debía apresurarse para prevenir la incursión naval de Turquía en las costas de Alejandría.
Los franceses atacaron furiosamente las murallas de Acre seis veces, en vano. Sus cañones, instalados frente a la muralla este, no lograron destruir las fortificaciones, erigidas por Daher el-Omar, el gobernador de la ciudad en la mitad del siglo. Los protectores de la ciudad pidieron ayuda al almirante británico Sir William Sidney Smith, que recibió instrucciones de dedicar todos sus esfuerzos para evitar la caída de Acre.
Por lo tanto, los marinos de sus barcos participaron en la batalla de defensa y su ingeniero principal, el Coronel francés Phelippeaux, trabajó sin cesar para reconstruir la muralla, añadiendo a sus fortificaciones y ordenando la excavación de túneles contrarios para demoler a los túneles franceses que Napoleón utilizó para derrumbar a la torre noreste, que consideraba como su principal objetivo de conquista y ataque.
La razón principal por la cual las murallas permanecieron en su lugar fue que la artillería de sitio, que Napoleón disparaba de la popa de sus barcos, era capturada en su totalidad por Smith y elevada a las murallas. Napoleón no solo perdió sus cañones por sí mismo, sino que ayudaron a repulsarlo.
No obstante, Napoleón no se dio por vencido e incluso logró flanquear a la ciudad con tres filas concéntricas de trincheras, cuya más interna llega al foso de la ciudad. En la Batalla del Monte Tabor, destruyó al ejército del Pasha de Damasco, que intentaba rescatar a los sitiados.
Parecería ser que las condiciones eran propensas para la conquista de la ciudad cuando los tan esperados cañones de sitio de gran calibre llegaron de Egipto el 6 de mayo. Napoleón decidió atacar al día siguiente de la llegada de la flota de rescate turco, que comenzó inmediatamente a proveer tropas nuevas y varias armas.
Esta vez los cañones consiguieron su objetivo y el General Lannes penetró a la ciudad por una brecha disparada en el medio de la muralla este. Sin embargo, sorprendentemente, una segunda línea de defensas construída en secreto por
Phelippeaux a lo largo de la sección este, no les permitió avanzar más. Las tropas francesas no estaban preparadas para esta adversidad y sufrieron graves pérdidas, viéndose obligadas a retirarse.
Haim Farhi, el asesor judío del Pasha y su mano derecha, desempeñó un papel crucial en la defensa de la ciudad y organizó entre 8,000 y 9,000 de sus habitantes para luchar contra el sitio.
Napoleón sintió que no lograría conquistar a Acre con sus fuerzas disminuídas y frente a la llegada inminente de los turcos. El 20 de mayo, Napoleón comenzó su retorno a Egipto y de allí a Francia. Su sueño de crear un imperio en el Este se desvaneció. No obstante la expedición fue el punto de partida de todos los desarrollos contemporáneos de nuestra región, incluso la formación del movimiento sionista.
 


Volver arriba
Mapa de la Ciudad Vieja de AcreMapa de la Ciudad Vieja de Acre en Google