La Fortaleza Hospitalaria

La Fortaleza Hospitalaria

Los hospitalarios en Acre

 

Los hospitalarios son una orden militar de monjes cuyo objetivo era el tratamiento de enfermos en la Tierra Santa y la protección personal de los peregrinos que visitaban los lugares sagrados. La orden fundó hospitales en Jerusalén y Acre.
Ya en los primeros años de la colonización de los cruzados en Acre, los hospitalarios obtuvieron propiedades en la ciudad. El primer testimonio sobre ello es el documento del año 1110 en que el Rey Balduino I que les autorizó utilizar los edificios al norte de la Iglesia de la Santa Cruz que les donaron. En 1135 una parte de las sedes de la orden fueron dañados cuando expandieron el complejo de la iglesia hacia el norte. Por lo tanto, los hospitalarios decidieron abandonar dicho complejo y comenzar a construir un nuevo centro en el noroeste de la ciudad, al lado de la muralla norte de Acre del siglo XII. Este es el centro hospitalario que conocemos hoy en día. El primer testimonio de este centro puede verse en el documento de la época de la Reina Melisanda )1149( en el que se describe la construcción de la Iglesia de San Juan en el Barrio Hospitalario, al sur del nuevo centro. En 1169 un peregrino llamado Teodorich visitó Acre. Entre sus impresiones de su viaje en Tierra Santa describe al Centro Hospitalario en Acre como un edificio fortificado y sumamente imponente igualado solo por la Fortaleza Templaria.
 

 

 

Luego de la derrota de los cruzados en la Batalla de los Cuernos de Hattin (1187), Acre fue invadida por los musulmanes. Sus residentes cristianos huyeron de la misma, volviendo al cabo de cuatro años (en 1191) al ser conquistada por Ricardo Corazón de León, el Rey de Inglaterra, que dirigió la Tercer Cruzada junto a Felipe Augusto, el Rey de Francia. Los hospitalarios volvieron a Acre, pero los edificios que usaron en el siglo XII ya no satisfacían sus necesidades actuales, ya que luego de la Tercer Cruzada, Jerusalén no retornó al dominio cristiano. La orden perdió su mayor baluarte y su cuartel que se encontraban en Jerusalén. Las nuevas franquicias otorgadas a la orden por los nuevos gobernantes del reinado, Guido de Lusignan (1192) y Enrique II de Champaña )1193(  permitieron a los hospitalarios extender su centro en Acre hasta la calle adjunta a las murallas de la ciudad al norte. Por lo tanto renovaron sus obras de construcción para pasar el cuartel del dirigente de la orden a Acre. Esta iniciativa de edificación, que comenzó a fines del siglo XII y continuó durante el siglo XIII, incluyó la expansión del Barrio Hospitalario y la adición de nuevas secciones y más pisos al centro viejo. Asimismo, los hospitalarios construyeron edificios en el barrio nuevo, el Barrio Monmizar que extendió los límites de la ciudad al norte y obtuvo nuevas murallas.    
 

La Fortaleza Hospitalaria (Las Salas de los Caballeros)

 

El Reinado de Jerusalén fue establecido en 1099 al fin de la Primera Cruzada y la conquista de la Tierra de Israel. Jerusalén era la capital del Reinado y Acre se desarrolló con el tiempo hasta convertirse en la ciudad portuaria y el principal portal de entrada a Tierra Santa. Luego de la Batalla de los Cuernos de Hattin en 1187 y la derrota del ejército cruzado, el Reinado fue conquistado por Saladino, que dirigía los ejércitos musulmanes y gobernó Jerusalén y Acre durante cuatro años. En 1191, luego de 2 años de sitio, Ricardo Corazón de León, que encabezaba las fuerzas cristianas, conquistó nuevamente a Acre. En esta campaña, la Tercer Cruzada, los cristianos no lograron liberar a Jerusalén y fundaron el nuevo reinado a lo largo de la llanura costera desde Tiro hasta Ashkelón. Acre, la segunda ciudad por su importancia en el reinado cruzado, se convierte en la capital del segundo reinado.
La orden hospitalaria, cuya sede principal se encontraba en Jerusalén durante el Primer Reinado Cruzado )1187-1099(  y trasladó su cuartel a Acre durante el segundo reinado cruzado )1191-1291(, los hospitalarios, que poseían un barrio allí durante el primer reinado, volvieron a Acre, expandieron su cartel y construyeron su complejo nuevamente. Este complejo se construyó en dos o tres pisos alrededor de un patio central con algunas partes subterráneas, depósitos de agua y el sistema de desagüe. No todo el complejo fue desterrado, hasta el momento se han excavado 5,000 metros cuadrados e incluyen el patio central y las alas norte, este y sur. La ala oeste no fue excavada aún. Los visitantes podrán apreciar principalmente las ruinas del primer piso del cuartel hospitalario, ya que los pisos altos fueron destruídos por el conquistador musulmán y por los estragos del tiempo. Hoy en día, sobre el sitio arqueológico se encuentra el Museo de la Historia de los Movimientos de Resistencia del Ministerio de Defensa.
El Barrio Hospitalario en Acre posee tres edificios principales: el cuartel )la Sala de los Caballeros), la Iglesia de San Juan al sur del cuartel (hoy en día el centro comunitario municipal que se encuentra en la Saraya otomana) y el hospital al sur de la iglesia que no fue excavado aún.
 

El Cuartel (La Sala de los Caballeros)

 

El patio central: Un patio abierto, que se extiende por 1,200 metros cuadrados, al norte de la cual se excavó y construyó un pozo a una profundidad de 4 metros. Al lado del pozo se construyeron dos piscinas emplastadas, drenadas mediante un canal de agua debajo del piso del patio que conducía al canal de desagüe central. En la parte sur del patio se excavó otro pozo y a su lado una piscina emplastada a una profundidad de 1.5 m., en forma de bañadera. Al parecer, el pozo al norte era usado para beber y para lavar la ropa y el pozo sur servía para bañarse. El patio está rodeado de un sistema de arcos que sostenían las escaleras y el corredor  que conducía a las habitaciones en el segundo piso. 
 
 


La sala norte: Este ala se encuentra al lado de la muralla norte de la ciudad. La sala fue diseñada como un único espacio, distribuido en seis salas separadas por paredes, integrando aperturas arqueadas. Los espacios están cubiertos por una bóveda de barril, a una altura de 10 metros. Las paredes externas de la sala norte están construídas de forma masiva: paredes de piedras de talla en un espesor de 3.5 metros, ventanas abiertas en la pared sur de la sala con dos aperturas, una al sur que mediante un corredor cubierto de un ancho de 3 metros, conectado a la Sala de Pilares, el segundo al norte conducía a un foso al norte del cuartel y de allí al Portal Santa María en el norte de la ciudad.
 

 

La sala de los azucareros: Es un edificio de tres pisos. En el piso inferior un gran depósito de agua fue construído para retener el agua de lluvias. El depósito se divide en dos salas interconectadas por una amplia apertura. La altura de cada una de las salas es de 7.5 metros. Su techo es en forma de bóveda de barril. El depósito fue recubierto de yeso hidráulico grueso desde el piso hasta el techo. Sobre el depósito se encuentra la sala de los azucareros. Esta sala está también dividida en dos espacios construídos respectivamente a las salas de depósito. La altura de la sala es de 7 metros y está cubierto por un techo de bóveda de barril, en la que algunas partes se derrumbaron. En las excavaciones de esta sala se descubrieron sobre el piso cientos de vasijas ordenadas en filas. Estas vasijas son "azucareros", artefactos de arcilla en forma de cono, con un hueco de drenaje en su base. Las vasijas fueron ordenadas una dentro de la otra en filas a lo largo de la pared oriental de la sala. En el piso, entre las filas de vasijas, introdujeron paja para impedir que se rompan. En otra parte de la sala encontraron en el piso decenas de pequeños frascos denominados "frascos de melaza". Estas vasijas se usan al final del proceso de la producción de azúcar cristalina. Esta industria se convirtió en una de las más importantes en la época cruzada en la Tierra de Israel. Este gran almacén, que incluía muchos artefactos para la industria azucarera, reafirman nuestros conocimientos, basados en documentos históricos, que los hospitalarios eran los líderes de la industria azucarera en la zona de Acre, un sector que introdujo muchas ganancias a la órden.
 
El Portal Noroeste: El pasaje entre el patio central y el foso norte. El pasaje por el portal arqueado está protegido por una torre masiva construída sobre el mismo. El pasaje está cubierto por una bóveda de barril.
 
La torre noroeste y el sistema central de desagüe: Esta sección, que se encuentra en la esquina noroeste del complejo, está edificada en tres pisos y usada como sector de servicios públicos. El primer piso es el recolector subterráneo de aguas residuales en el que se drenan decenas de tubos de desagües de los baños e integrados en las paredes de las paredes del edificio, situados en el segundo y tercer piso. Sobre la habitación de los colectores construyeron un cuarto de baño en el primer piso. Esta habitación, cuyo tamaño es de 105 metros cuadrados, con un techo de bóveda en cruz a una altura de 10 metros.  La habitación contiene dos filas de asientos contra las paredes sur y norte de la sala y dos filas de asientos en el centro de la habitación. En cada fila hay ocho asientos. Los asientos están drenados por los tubos de desagüe directamente a la habitación de los colectores. En la pared norte de la sala, en dirección al foso norte, abrieron tres ventanas de ventilación. Sobre la habitación se construyó otro cuarto de baño que no se conservó en forma completa y en su lugar se construyó otra sala en la época otomana. En la excavación realizada debajo de los pisos de la sala otomana, se descubrió el sistema de asientos de esta habitación. Al parecer en este piso había solo dos filas de asientos a lo largo de la sala. En la parte externa que cubre las paredes del edificio instalaron más tubos de desagüe para drenar el agua de lluvia de los techos de los complejos de los tres pisos a la habitación de los colectores, para lavar la habitación. Esta habitación se unía, mediante cinco canales, a un canal de drenaje principal, que drenaba el foso norte de la ciudad y cruzaba el complejo hospitalario de norte a sur, drenando el patio central con sus pozos y piscinas, los demás complejos y los baños públicos. Para rastrear el recorrido de este canal, varios pozos de examinación fueron cavados por la ciudad. Al parecer, este era el canal de desagüe central a un ancho de 1 metro y una altura de más de 1.5 metros, que cruzaba la ciudad de norte a sur y servía como sistema de desagüe que desembocaba al mar en la zona portuaria. El piso de la habitación de los colectores fue pavimentado con piedras lisas, en un declive agudo, permitiendo un mejor lavado hacia el canal principal. Este conjunto de baños que se descubrió en su totalidad es muy raro y muy pocas construcciones similares fueron halladas en monasterios y hospitales de los siglos XIII y XIV en Inglaterra y Gales. 
 
El Ala Oeste: Este ala no fue excavado aún pero a base de unas de las paredes de las habitaciones de este ala, conservado en el segundo piso, parecería ser que el ala fue construído en dos pisos, por lo menos. Las ruinas arquitectónicas conservadas en la pared de la estructura, capiteles de cesto y capiteles decorados con figuras humanas -  indicando que el ala oeste fue construído al estilo gótico. La entrada al ala oeste era por dos aperturas arqueadas y anchas del patio abierto y sirvió aparentemente del ala de residencia del centro.
 
La Sala de Columnas (Comedor): En esta sección del conjunto se construyó la sala más imponente del mismo. Esta sala fue expuesta en las excavaciones de la Autoridad Nacional de Parques en los años sesenta. La sala está formada de un sistema de ocho bóvedas en cruz puntiagudas, erigiéndose a una altura de 10 metros, sobre tres columnas redondas de piedra, de un diámetro de 3 metros. Los costados de piedra, que sostienen el techo de bóvedas de cruz, se apoyan en capiteles integrados en las paredes de la sala. Los capiteles están decorados con guirnaldas, canastas o decoración de flor de lis. En parte de las bóvedas de cruz, en el encuentro de las flancos se conservaron escarapelas esculpidas. El edificio es considerado una de las estructuras que simbolizan el pase del estilo romanesco al gótico. Posiblemente esta sala del comedor de la orden y la sala a su este, que aún no fue excavada, servía como cocina. Debajo del comedor, en parte construído y en parte tallado en la roca natural, se descubría un sistema de acumulación de agua de lluvia para suministrar agua potable a los comensales. El agua de lluvia era drenada de los techos, mediante los tubos de desagüe integrados en las paredes del depósito.
 



 


La Sala de Pilares: Una sala muy amplia de 1,300 metros cuadrados. Este edificio está compuesto de 15 campos idénticos, curvados en bóveda de cruz, a una altura de ocho metros, apoyados por pilares cuadrados de piedra, ordenados en filas a lo largo del edificio. La parte central de este techo de bóveda se conservó en su forma original de la época cruzada y partes del techo en las partes sur y norte de la sala se derrumbaron y fueron reproducidos en nuestros días. La sala servía para conferencias y almacenamiento del cuartel.
 


La calle sur: Al sur del complejo hospitalario, encontraron una calle municipal que pasó por el Barrio Hospitalario. La calle se extendía desde el portal de la muralla norte de la ciudad, el Portal de San Juan )el Portal de los Hospitalarios(. Al sur, a lo largo de la pared oriental del complejo hospitalario, se dirigía al oeste y pasaba entre el complejo de la Iglesia de San Juan. Luego de 50 metros, la calle se dirigía al sur en dirección al Barrio Genovés. En este sector la ruta de la calle contiene un portal de dos alas construído de piedra, que permitía a los hospitalarios obstruir la calle al pasaje público en tiempos de crisis. En la pared de la calle en su parte sur se encontraron decenas de grabados en el yeso, mostrando símbolos heráldicos, cruces, grabados geométricos y modelos de botes cruzados. Presten atención, estos grabados son sumamente raros. Les solicitamos que los cuiden.
 




La Sala Bella: Los excavadores la denominaron así por su construcción en piedras de talla bien labradas y las ventanas diseñadas empotradas en sus pares. El edificio está adjunto al cuartel hospitalario pero está conectado a la calle pública oriental. Al parecer este edificio sirvió como parada de descanso público en la ciudad para los peregrinos que llegaron a Acre.
 

 



La Sala de los Prisioneros: Al este de la Sala de Pilares se descubrió otra sala, que no está conectada al complejo hospitalario, sino a la calle pública al este. La sala es más baja por 2.5 metros de los edificios anexos y su piso fue tallado en piedra natural. La sala incluye un sistema de seis bóvedas en cruz a lo alto de 5 metros. Excepto por una apertura al sur, la sala carece de ventanas y otros medios de iluminación. A lo largo de las paredes, decenas de huecos cuadrados fueron detectados, que servían para fijar ganchos de metal que soportaban argollas para amarrar a los presos. La sala no posee ventanas, está aislada del complejo en sí y está compuesto de un piso más bajo que el nivel del barrio. Todo ello confirma la suposición que el edificio es una prisión que existía en el Barrio Hospitalario, mencionado en un documento de la época.
 

 

 


La entrada incluye un dispositivo electrónico en el idioma requerido. Pueden seleccionar entre 8 idiomas: hebreo, árabe, inglés, alemán, francés, español, italiano y ruso. Al recibir el dispositivo, el visitante deberá dejar como seña su documento de identidad, que le será devuelto al finalizar la visita.
 
El sitio es accesible para los minusválidos, excepto el túnel de fuga.
 


 


Volver arriba
Mapa de la Ciudad Vieja de AcreMapa de la Ciudad Vieja de Acre en Google

 

Horario de Apertura:

 
Invierno:
Domingo a jueves, sábados y feriados-  8:30 – 17:00
Viernes y vísperas de feriados – 8:30 – 16:00
 
Verano
Domingo a jueves, sábados y feriados -  8:30 – 18:30
Viernes y vísperas de feriados – 8:30 – 17:00
 
 
La boletería se cierra una hora antes del cierre del sitio.