El Mercado Blanco (Suq Al-Abiad)

El Mercado Blanco (Suq Al-Abiad)

 

El Mercado Blanco, cerca de la Mezquita el-Jazzar, a su este, fue construído por Suleiman Pasha al fin de su función como gobernador de Acre. Hasta ese entonces este era el sitio de un mercado más grande, que construyó Daher el-Omar, el "Mercado Daher" De acuerdo al biógrafo de Suleiman Pasha – Ibrahim Al-Ouda – el mercado antiguo contaba con 110 tiendas y era sin lugar a dudas el centro comercial de Acre y el norte de Israel. Una de las últimas descripciones detalladas del mercado antiguo fue redactada por el erudito inglés John Silk Buckingham que visitó Acre en 1816.
 
Un año después la tienda de "Atzlan el Judío" se incendió. Los obreros fumaban descuidadamente su narguile en la tienda y una chispa hizo estallar unos barriles llenos de pólvora que estaban a la venta en aquel entonces. Debido a la fuerte explosión, Atzlan fue disparado "a una distancia de 20 codos fuera de la tienda como un pedazo de carbón"
 
Unas diez personas resultaron muertas y heridas en esta tragedia, el edificio en sí fue perjudicado en gran medida y el fuego que se expandió a todo el mercado causó graves daños. En el mismo año, Suleiman ordenó destruir los restos del mercado y construir un mercado nuevo que lo reemplace y que aún existe hoy en día.
 
Las paredes del mercado y sus 64 tiendas fueron blanqueadas durante su construcción y de ahí su nombre. El Mercado Blanco goza de abundante luz y quizás por ello los residentes de Acre lo siguen llamando así en el presente.
 
Durante el bombardeo de Ibrahim Pasha en 1831-32 este sitio, entre otros, fue dañado. Este mercado es considerado una de las grandes obras de construcción de la Tierra de Israel a principios del siglo XIX y uno de los viajeros de aquel entonces incluso lo comparó al Mercado de Damasco.
 
Las fotografías de finales de la época otomana muestran que el Mercado Blanco, al igual que el Mercado que lo antecedió, era el centro comercial principal de Acre. La importancia del Mercado Blanco disminuyó cuando al principio del Mandato Británico se construyeron nuevas rutas a zonas más allá de las murallas y los que entraban a Acre por el único portal terrestre no debían ya cruzar el camino que conduce al Mercado Blanco. Algunas tiendas en el lugar sirven hoy en día como depósitos y su actividad comercial declinó. Su color ya no es blanco como en el pasado y solo quedó en su nombre. Una placa en la esquina oeste del mercado. atribuye erróneamente su construcción a Daher el-Omar
 
Las renovaciones comenzaron recientemente y muchas tiendas fueron convertidas en pequeños bares.
 

Volver arriba