El Proyecto de Conservación de la Fortaleza de Acre

El Proyecto de Conservación de la Fortaleza de Acre

Los edificios cruzados denominados los Salas de los Caballeros o la Ciudadela de Acre que fueron originalmente el Centro de la Orden Hospitalaria y se extienden en un área de unos 8,300 metros cuadrados.
Al comienzo de los años noventa del siglo 20, la condición de la estructura de la Sala de los Pilares deterioró, al formarse grietas en las bóvedas de las salas. Asimismo tierra y mortero cayeron del centro de la bóveda a la sala misma.
A raíz de medidas de ingeniería adoptadas para salvar a la sala, la Compañía de Desarrollo de Acre decidió restaurar y desarrollar el complejo subterráneo para fines turísticos. Esta decisión resultó en una excavación arqueológica extensiva, llevada a cabo entre 1992 y 1999 por la Autoridad de Antigüedades de Israel y financiada por el Ministro de Turismo.

 

Ilustración 1 –  Plan del Centro de los Caballeros Hospitalarios.

La mayoría del centro de la Orden Hospitalaria fue expuesta en esta excavación. Las calles del este y el sur del centro fueron también excavadas, asimismo que la Iglesia de San Juan, ubicada en el sureste del centro.
 


Ilustración 2 –  Vista del patio de la prisión al comienzo de las excavaciones, 1992.

Los vestigios arqueológicos del Período Helenístico (300-63 AC), del Período Árabe Antiguo (638-1099 DC) y en gran medida del Período Cruzado (1291-1104) y en especial del siglo 13 fueron reveladas en el área del centro. Acre fue la capital del Reino Cruzado de Jerusalén. La destrucción de los edificios cruzados durante el Período Mameluco (1291-1517) dejaron su sello en el centro. Durante el Período Otomano Posterior )1750-1918(, la ciudadela fue edificada como parte de la formación defensiva de la ciudad sobre las ruinas de la fortaleza cruzada y durante el Mandato Británico (1918-1948), los activistas de los movimientos de resistencia fueron arrestados en el edificio, que se convirtió en la prisión principal del norte de Israel. La excavación arqueológica de los vestigios cruzados y la revelación del complejo de múltiples períodos representa las dos eras de oro de Acre, el siglo 13 y los siglos 18 y 19.
El Centro de la Orden Hospitalaria es el mayor testimonio monumental del Período Cruzada descubierto en la Ciudad Vieja de Acre, cuando era la capital del Reino. Gracias a las obras de conservación excepcionales en el lugar, estas ruinas monumentales se transformaron en un testimonio impresionante de la cultura cruzada. El centro, parte del cual fue descubierto y tratado en los años 50 y 60, fue revelado en toda su gloria en los años 90 del siglo 20.
El presupuesto estatal adjudicado al desarrollo de la Ciudad Vieja de Acre en 1993 posibilitó los trabajos de excavación y conservación del centro, de acuerdo al programa turístico de la ciudad. Las soluciones de ingeniería, la documentación y profesionalismo reflejados en la conservación de los edificios fueron una parte inseparable de la actividad arqueológica y el desarrollo del sitio turístico.
El mayor desafío en la planificación de la intervención fue encontrar el delicado balance entre la conservación y los requisitos de desarrollo, para proteger el patrimonio cultural, permitir a los visitantes experimentar el lugar y comprender su significado y facilitar la administración de turismo en el lugar.
 

Ilustración 3–  La Sala de los Pilares vista del este, 2008. Cortesía de la Autoridad Antigüedades.


Los métodos de intervención, funcionamiento, valores culturales y el estado de la preservación, como también los requisitos de desarrollo de turismo.
Los edificios del  centro Hospitalario consisten de bóvedas de barril y cruz, fabricadas en piedra de arenisca. El estilo del centro es principalmente románico, pero incluye también elementos góticos. En dichos edificios vemos en realidad una combinación de ambos estilos. Las salas de los cruzados ofrecen a los visitantes una experiencia conmovedora gracias a sus dimensiones y su estilo, tecnología y construcción meticulosos. La edificación masiva en piedra, siguiendo principios de planificación y un sistema de proporciones metódicas entre los varios componentes, han creado una arquitectura imponente que se conservó hasta nuestros días.
Los problemas estructurales más comúnes se repiten en intensidades variables. Los problemas de material son discernibles en el deterioro de las piedras de arenisca, las brechas en la piedra, la cristalización de sal sobre y dentro de la piedra, grietas, erosión de la superficie de la piedra y pátina biológica y microbiológica en la piedra.  Otros problemas que pueden ocurrir son el desmoronamiento de la masa central de las paredes y las bóvedas. Problemas estructurales que surgen por la pérdida de capacidad de resistencia de una piedra individual o un elemento estructural, como ser pilares o soportes, deformaciones de pared o bóveda que pueden causar el derrumbe de elementos estructurales o incluso el edificio entero.
 


Ilustración 4 – El patio central luego de su revelación, 2008. Cortesía de la Autoridad Antigüedades.

Los problemas estructurales del centro derivan de la calidad de los materiales de edificación, la técnica de construcción, los factores de descomposición del material y los factores destructivos de los edificios. Factores climáticos como ser vientos, alta humedad y cristalización de sal también afectan la resistencia de los materiales y causan el deterioro biológico y químico de la piedra. Los factores de destrucción en el sitio son numerosos y variados.
La solución de ingeniería a estos problemas fue crear una separación constructiva entre las estructuras otomana y cruzada. Esta separación se logró al estabilizar la estructura otomana mediante un sistema de barras y columnas de hormigón y acero.
Entre todas las salas del Centro de los Caballeros Hospitalarios, la Sala de los Pilares es la que gozó de intervenciones más intensivas. En este caso, la avanzada fase de deterioro causó el colapso de la estructura. Los vestigios de la sala, que se encontraban en un estado de aguda descomposición de la piedra,  estaban aplastados y agrietados y los pilares que soportaban las bóvedas se estaban desintegrando. En este estado,  al perder el diseño estático del edificio y en la ausencia de intervención inmediata y profunda, la supervivencia de la sala peligraba y amenazaba a las estructuras superior y adyacentes. La intervención conservativa ilustra en este caso una amplia gama de soluciones como ser conservación mínima, estabilización y preservación, restauración y reconstrucción. Por ejemplo, la conservación de las bóvedas consistió en limpiar e introducir  mortero a base de cal en las grietas y brechas internas, en varios núcleos de la pared, tomando medidas para conservar el material original y completar el mortero que faltaba. Núcleos de paredes más recientes fueron reforzados con debesh (relleno de grava.( Los pilares de campo fueron restaurados con materiales modernos. Por otro lado, la función constructiva de los pilares en el extremo fueron restaurados mediate tecnologías originales. La mayor parte de la intervención conservativa en los pilares fue realizada con piedra y mortero a base de cal. En algunos lugares en los que la piedra desgastada fue reemplazada, se insertaron clavijas de fibra de vidrio para pegar las nuevas piedras a las originales. El procesamiento final de la restauración de las piedras se llevó a cabo usando tecnología cruzada para obtener un resultado cuanto más similar al original.
La profundidad de las medidas de conservación, la estabilización, preservación, restauración y reconstrucción, usando tecnologías original y moderna, como también el método por el cual las nuevas infraestructuras fueron instaladas, fueron determinadas basándose en el estado de preservación y el carácter de la actividad planeada en el lugar.
 

Ilustración 5 –  La sala norte vista del este, 2008. Cortesía de la Autoridad Antigüedades.


Por lo tanto, para la conservación de la sala de pilares se implementó una variedad de medidas para lograr la estabilización constructiva, conservación de la piedra y restauración de los elementos.

Ilustración 6–  La Sala de los Pilares durante el proceso de conservación y renovación, 2008. Cortesía de la Autoridad Antigüedades.


El mayor criterio para esta intervención fue que cada piedra que no desempeña una función constructiva sería completada o reemplazada con una piedra nueva de las mismas dimensiones que la original.
El estado de preservación de los componentes del centro hospitalario dictó una variedad de niveles de intervención. El centro ofreció así una gran oportunidad de estudiar los procesos y métodos de conservación. Las intervenciones conservatorias llevadas a cabo en el presente en el centro muestran como la conservación de este monumento histórico es manejada en forma profesional.
 

Ilustración 7 –  La Sala de los Pilares vista noreste, 2008. Cortesía de la Autoridad Antigüedades.


El libro titulado "Las Salas de los Caballeros – Conservación del Centro Hospitalario en la Ciudad Vieja de Acre", publicado solo en hebreo y en inglés, está en venta en la caja del Centro de Visitantes.

 


Volver arriba